fbpx

Video #4: ¡Tu primera partitura en 5 minutos!

Video #4: ¡Tu primera partitura en 5 minutos!

¡Muy buenas a todos! ¿Qué tal? Soy Ismael Vallejo de Clave de Mi y este es el vídeo número 4 del curso MuseTube, el curso en el que estamos aprendiendo MuseScore desde lo más básico hasta lo más avanzado.

En el bloque anterior, estuvimos viendo todo lo relacionado con la instalación de MuseScore, tanto para Windows como para Linux, así como, dentro de la versión 4, saber instalarlo con y sin Muse Hub.

Ahora, comenzamos un nuevo bloque, ya sí poniéndonos manos a la obra con MuseScore. Concretamente, en este vídeo vamos a ver cómo crear una partitura básica para que, en unos pocos minutos, seas capaz de ejecutar el programa, crear una partitura, conocer rápidamente los elementos necesarios e imprescindibles, y poder guardarla.

A partir de aquí, ya sí, empezaremos a profundizar mucho más en cada uno de los aspectos y funcionalidades que tiene MuseScore, y como ya dije, lo veremos tanto para la versión 3 como para la versión 4 porque, como ya dije, hay ciertas diferencias que me gustaría que conocieseis desde el principio.

Así que nos ponemos rápidamente manos a la obra y nos vamos al ordenador.

Vamos a empezar con MuseScore 4, que es la última versión, y cuando haya alguna diferencia, pasaremos a la 3.

Para ejecutarlo debemos hacer doble clic simplemente sobre el icono que nos ha generado la instalación. Una vez abierto y en la ventana de bienvenida, como veis hay muchos elementos, pero en este caso, como ya he dicho, nos vamos a centrar solo en la creación de una partitura.

Y es que en MuseScore 4, podemos crear una partitura de cuatro formas diferentes.

La primera y más sencilla, es dando al botón de «Nueva partitura».

La segunda, es dando al botón inferior que dice «Nueva».

La tercera es desde «Archivo» -> «Nuevo».

Y la cuarta es mediante el teclado, pulsando «Ctrl + N».

Con cualquiera de esas opciones llegaremos a la pantalla de creación de partitura.

Una vez en la pantalla que se nos abre, tenemos dos opciones: crear una partitura a partir de una plantilla ya creada o ir manualmente a elegir instrumentos e ir añadiendo los instrumentos que necesitemos para nuestra obra.

En nuestro caso y para hacerlo más sencillo iremos a «Crear desde plantilla» y en la categoría «General» tenemos: «Clave de Sol», «Clave de Fa» y «Clave de Piano». Vamos a elegir simplemente «Clave de Sol».

Aunque desde el botón «Siguiente», podríamos configurar mucho más la estructura de nuestra partitura, eso lo veremos en vídeos siguientes. Por el momento, vamos a dar simplemente al botón «Hecho», para comenzar con nuestra nueva partitura.

Y aquí tenemos nuestra primera partitura recién creada. Obviamente está en blanco: no tiene título, no tiene autor, no tiene notas, está todo en silencio… pero vamos a ir poco a poco completándolo.

Y lo primero, principal y más importante es, ¿cómo introducimos notas? Aunque esto lo veremos con mucho más detenimiento en vídeos posteriores, deciros que la forma más sencilla de introducir notas es haciendo clic sobre el compás donde queramos introducirlas y bien desde el botón este del «lapicerito» o mediante la tecla «N», vemos que automáticamente entramos en el modo «Edición de notas».

Esto ha hecho que, automáticamente, se nos ilumine la «Negra» como figura por defecto para introducir, por lo que, si quisiésemos introducir una negra, sería tan sencillo como movernos encima del pentagrama y hacer clic en la posición deseada. En este caso, por ejemplo, voy a introducir un «Sol». Como veis, automáticamente se nos ha introducido el «Sol» y se nos ha iluminado la siguiente posición para introducir nuevas notas. En este caso, por ejemplo, voy a introducir un «Do».

Igualmente, si quisiésemos cambiar de figura, sería tan sencillo como hacerlo desde la «Barra de figuras». Por ejemplo, voy a seleccionar la «Blanca» e igualmente voy a introducirla en un «Sol» por ejemplo.

Aunque en futuros vídeos veremos con más detenimiento cómo introducir notas a partir del teclado, decir rápidamente que con los números del 1 al 9 podemos cambiar de figura. Si os fijáis, según voy pulsando los números 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, voy cambiando entre figuras y para introducir las notas lo podemos hacer con las letras de la A a la G siendo la «A» el «La», la «B» el «Si», la «C» el «Do», etcétera… es decir, según la notación anglosajona.

Por otra parte, para no dejarlo aquí y contaros algunas cosas más que pueden seros muy útiles a la hora de crear partituras, es hablar del «Panel de paletas». Como veis, hay un montón de elementos disponibles para agregar a nuestras partituras. A modo de ejemplo, voy a añadir una ligadura entre estas tres notas. Si selecciono la primera, «Mayus», y la última (de esta forma selecciono las tres), y me voy a «Articulaciones», puedo hacer clic sobre «Ligadura» y vemos como automáticamente se nos añade.

Otra pestaña importante dentro de MuseScore es la pestaña «Propiedades» que, para todos aquellos que vengáis de MuseScore 3, es lo que conocíamos como el «Inspector», y que ahora también veremos.

La pestaña «Propiedades» nos permite hacer ciertos ajustes sobre cada uno de los elementos, por lo que en función de si pinchamos sobre una nota o pinchamos sobre la ligadura, vemos como el menú cambia. En este caso y para que veáis brevemente cómo funciona, lo que voy a hacer es cambiar la posición de la ligadura. Ahora mismo está de forma automática, pero la podemos poner manualmente para que vaya por «Abajo».

Como ya digo, el menú «Propiedades» irá cambiando en función del elemento al que hagamos clic. Por ejemplo, si hago clic sobre un compás (este mismo, por ejemplo) vemos que el menú vuelve a cambiar y nos da la posibilidad, por ejemplo, de insertar un compás. Si hago clic sobre «Insertar compases», puedo decirle que me inserte un compás «Antes de la selección», o lo que es lo mismo, «Al comienzo de la partitura». Y como vemos, nos lo añade. De la misma forma, puedo hacer clic sobre el compás que acabo de crear y, mediante el botón de la papelera, eliminarlo. Aunque realmente, lo más fácil para eliminar un compás no es esa forma, sino hacer clic sobre un compás y desde el teclado, pulsar «Ctrl + Supr». Por cierto, si nos confundimos y queremos deshacer la última operación podemos hacerlo con «Ctrl + Z». Como veis, me ha vuelto a recuperar el compás que había eliminado.

Con esto ya hemos aprendido lo básico para crear una partitura, pero esto no serviría de nada si no pudiésemos guardar nuestro trabajo. Para ello, debemos hacer clic sobre «Archivo» -> «Guardar como». Cuando lo hagamos, por defecto nos preguntará si queremos guardarlo en la nube (de lo que hablaremos más tarde), pero si lo que queremos es guardarlo en nuestro PC, es tan sencillo como hacer clic en «Guardar en el equipo»; de esta forma podremos guardarlo en nuestro ordenador y poner el nombre que prefiramos.

Igualmente, podéis ver como la extensión es «.mscz», que es el formato típico de MuseScore. ¡Ojo! Este formato es tanto de la versión 3 como de la versión 4, sin embargo, si hacemos una partitura y la guardamos con MuseScore 4 no podremos abrirla con MuseScore 3, ¡tenedlo en cuenta!

Ahora, para guardar, simplemente debemos hacer clic sobre el botón de «Guardar» y, automáticamente, vemos como ya nos ha cambiado el título y se llama: «Partitura prueba». Igualmente, como decía y aunque lo veremos en futuros vídeos, podemos también guardarlo en la nube, de forma que podemos elegir crear una partitura «Privada» una partitura «Pública» o que no esté listado en ninguno de los anteriores.

Como ya digo, en este caso no estoy logueado en musescore.com, y aun así esto lo explicaré con mucho más detalle en futuros vídeos.

Por último, y si en vez de guardarlo en formato «.mscz» que, como digo, es el formato propio de MuseScore, queremos exportarlo a cualquier otro tipo de fichero (por ejemplo en MP3, en PDF o en imagen), podemos hacerlo desde «Archivo» -> «Exportar».

Aquí, en la pestaña «Formato», como veis podemos elegir un montón de formatos diferentes. En este caso de ejemplo voy a guardarlo en PDF y simplemente lo selecciono, hago clic en «Exportar» y en el mismo directorio donde estaba, hago clic en «Guardar».

Si ahora me voy a dicho directorio, veré como automáticamente tengo guardado tanto el formato «.mscz», que puedo abrirlo con MuseScore ¡Ojo! No os guieis por el icono de MuseScore 3 porque si intento abrirlo, como ya digo me va a dar error. Es porque, por defecto, en mi PC todavía tengo puesto que las partituras me las abra con MuseScore 3, de ahí que venga este icono.

Igualmente, también tengo el fichero PDF que puedo abrir y poder leerlo. Como veis aquí, tengo el documento que acabamos de crear en formato PDF.

Por último, una recomendación que os propongo es que siempre tengáis activadas las actualizaciones por defecto, de forma que desde «Editar» -> «Preferencias», si nos vamos a la pestaña de «Actualizar», tengáis activo el check que dice «Verificar si hay una nueva versión de MuseScore disponible», ya que continuamente están sacando nuevas versiones que corrigen errores y añaden mejoras. No os preocupéis, porque la actualización no es automática: cada vez que haya una al abrir el programa, os saldrá una ventana informando de la nueva versión, explicándoos las nuevas mejoras y funcionalidades y dando la opción de actualizar.

Igualmente, si queréis saber si actualmente tenéis la última versión disponible, es tan sencillo como ir a «Ayuda» -> «Buscar actualizaciones». Como veis, me está informando de que mi versión de MuseScore es la más actualizada.

Por el contrario, al ejecutar MuseScore 3, vemos que la cosa cambia un poco. De fondo nos aparece una partitura ya creada, muy similar a la que hemos creado en MuseScore 4, es decir, en clave de sol, y se nos abre una ventana que se llama «Centro de inicio». En esta ventana de «Centro de inicio», nos aparece igualmente el botón de «Crear partitura nueva» o directamente podemos cerrarlo y quedarnos con la que tenemos.

Para crear una nueva partitura, igualmente podemos hacerlo desde el botón que aparece aquí (que en MuseScore 4 ha desaparecido), desde «Archivo» -> «Nuevo» (igual que en MuseScore 4), o con el atajo de teclado «Ctrl + N», al igual que hacíamos en la otra versión.

Como veis, esto ha cambiado un poco, pero si nos vamos a la siguiente pestaña, vemos que igualmente podemos elegir instrumentos o diferentes plantillas. Para hacer el ejemplo similar al anterior, sería simplemente elegir «Clave de Sol», daríamos a finalizar y tendríamos una partitura similar a la que habíamos creado anteriormente.

La forma de introducir notas es exactamente la misma: hacemos clic sobre el compás (antes era un «lapicerito» y ahora es una «N»), y aquí podemos introducir Igualmente las notas que teníamos. Para introducir la ligadura es ligeramente diferente, ya que ahora viene en la parte de «Líneas». Y lo que sí es diferente y sí me gustaría detenerme más, es que aquí no existe la pestaña de «Propiedades», como teníamos en MuseScore 4.

Como ya decía, en la versión 3 existía lo que se llamaba el «Inspector», que es muy parecido a la nueva pestaña de «Propiedades» de la versión 4. Para ver el «Inspector», podemos hacerlo desde «Ver» -> «Inspector», o mediante la tecla «F8», de forma que podemos mostrarlo y ocultarlo.

Como veis, aparece vacío, pero en cuanto haga clic sobre cualquier elemento, automáticamente nos aparece la información. Igual que antes, por ejemplo, podemos cambiar la dirección; donde dice «Automático»; podemos poner «Abajo». En función de si trabajáis con la versión 3 o la versión 4 tendréis, como ya, digo el «Inspector» o la pestaña de «Propiedades».

En cuanto a las actualizaciones, obviamente y tratándose de la versión 3, si le digo que me las busque, obviamente me encontrará la versión 4. Pero como ya digo, como yo tengo las dos versiones, prefiero dejar ésta en versión 3.

Y hasta aquí el vídeo de hoy. Como veis también es un vídeo bastante sencillo, pero es la base sobre la que vamos a cimentar toda la formación sobre MuseScore. Para todos aquellos que no tengáis ni idea de MuseScore, viendo solo este vídeo y en unos pocos minutos, ya seréis capaces de: crear una partitura, añadir notas, añadir elementos como la ligadura que hemos visto, guardarla y exportarla.

Como ya digo, operaciones muy sencillas pero que son la base de todo lo que va a venir después.

En el próximo vídeo, profundizaremos mucho más en la interfaz de usuario, viendo todos los menús que nos propone MuseScore, las diferencias entre la versión 3 y la versión 4 (que parece que no, pero alguna hay), de forma que, una vez que hayáis terminado de verlo, os sintáis lo suficientemente confortables para saber dónde está todo (aunque obviamente todavía no sepáis utilizar todo lo que nos da el programa).

Y hasta aquí. Como siempre, os animo a que os suscribáis, a que deis a la campanita, dejéis vuestro like, vuestro comentario, compartáis, y en general cualquier cosa que pueda hacer que YouTube de la importancia que se merece a estos vídeos.

Nos vemos en el siguiente vídeo.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad